El 90% de nuestra comunicación se hace a través de pantallas, nuestros mensajes llegan por escrito y se visualizan a través de una pantalla de móvil, portátil, ipad, etc.

Sin embargo, el receptor de nuestro mensaje, con excepción de aquellos “early adopters” que ya estén viviendo en marte, es siempre un ser humano. Algunas marcas corporativas y también algunos profesionales siguen considerando a su cliente/consumidor como una especie de autómata. En la mayoría de los casos, su comunicación no es incorrecta, el mensaje seguro que es el que toca, contiene la información adecuada, pero el tono es distante, frío y muy poco empático.

Humanizar nuestra comunicación empieza por colgarnos una foto de nuestro buyer-persona en nuestra mente que nos vaya recordando que detrás de esa dirección de email o ese código de cliente hay un ser humano de quién queremos ser amigos y ganarnos toda su confianza.

Aquí os dejo tres pautas básicas para que vuestra comunicación sea un poco más humana.

  1. Si queremos que se nos perciba como una marca más humana, empezemos por hablar como un humano

“Hablar” en un tono que suene natural, tal y como hablaríamos si tuviéramos delante a una persona y si es necesario, adapta tu mensaje de modo que sea claro y entendible.

  1. Activa el área de conexión emocional con tus clientes

Añadir atributos a nuestros mensajes de tipo amigable, cercano y incluso dar un tono divertido pueden ayudar a que nos perciban como una marca más humana.

  1. La más importante: la empatía

Tu cliente tiene que saber que es lo más importante de tu empresa, debe percibir que conoces sus necesidades de verdad, lo comprendes de verdad y es por ello que le ayudas resolviendo sus necesidades y/o dándole las mejores recomendaciones y evitando las cosas que sabes que no le gustan.

 

Por Cristina Morenete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *